Fragmento de `Mi primer gran caso´

May 16, 2016

 

 

“Apenas cerramos la puerta de la habitación, Marisol se abalanzó sobre mi boca agarrándome del cuello, sentía como su deseo exudaba por sus poros. Mi excitación iba en aumento y comencé a abrazar su cintura para ir bajando lentamente mis manos y descubrir con ellas el suave perfil de sus curvas. 
Fue una noche plagada de abrazos, de besos, de caricias. Una noche plagada de sexo y, a la vez, de ternura, de deseo de amar. Una noche que iba dejando, a medida que transcurrían las horas, sobre las sábanas, un sudor extrañamente tintado de sabor dulce y agrio, que las empapó. Su cuerpo era delicado, esculpido a la perfección, sin detalle que su creador hubiera omitido. Sus manos clamaban de deseo por acariciarme, por hacerme sentir. Sus labios húmedos me recorrieron y recíprocamente los míos no olvidaron ni un milímetro de su piel. Marisol no era de las mujeres acostumbradas a dejarse amar. Marisol demostró ser una amante pasional, entregada a sus deseos y generosa con los míos.
La iniciativa esa noche me fue vetada y mi voluntad fue entregada de manera incondicional a mi amante. Y sentí, como no soñé jamás que se podía sentir”.

Fragmento de MI PRIMER GRAN CASO © – Javier Holmes editado por ediciones B de Books

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

YA A LA VENTA: PROCELOSOS LODAZALES, la última novela de Javier Holmes

March 8, 2019

1/1
Please reload

Entradas recientes

April 29, 2019

Please reload

Archivo
Please reload